AireFuego

in Nota principal
Por Fabián D´Amico

Un viaje mágico hacia un pasado que se vuelve presente en el escenario del Maipo Kabaret de la mano de Thelma Biral y Francisco Pesqueira.

“Aire Fuego es una espectáculo con canciones poesías y anécdotas textualizadas que entramadas conformarán el relato de un encuentro”. Esas son las palabras que usa Emiliano Samar en el programa de mano para guiar a los espectadores en este encuentro que es mucho más que la unión de una consagrada actriz con el niño ( ya adulto) que la viera a la primera dama de la escena rioplatense en Doña Rosita, la soltera con apenas ocho años.

AireFuego es magia, es la magia que permite el teatro de iniciar un viaje temporal, geográfico, existencial y emotivo con fecha de inicio en el año 1978, en el teatro Comedia de Córdoba donde se representa Doña Rosita La soltera, de García Lorca con el protagónico de Thelma Biral y la reacción de un niño sentado en la platea del teatro junto a sus padres y una voz interior que le vaticinaba cual sería su futuro: Francisco vas a ser actor.

Para muchos espectadores puede resultar un plácido viaje a través de poetas, música y relatos; para otros una montaña rusa de emociones, de recuerdos, de experiencias compartidas como parte de un imaginario colectivo, de canciones de telenovelas que llenan los ojos de lagrimas a quienes son-somos-arrastrados en esa vorágine de subidas y bajadas emocionales a las que nos conducen Pesquiera y Biral.

Dos sillones en el centro del escenario, una pequeña mesa con una rosa roja en un florero, palabras corporizadas en papeles que penden de la parrilla del teatro y que forman un telón de fondo componen el diseño creado por Carlos Di Pasquo. Una intima iluminación de Matias Canony y Mario Gomez que acentúan los climas creados por los autores-actores y ellos. La nostalgia hecha persona en el cuerpo de Pesqueria, el teatro vuelto etéreo en la luminosidad de Thelma Biral y la música-incidental pero presente- de Pepe Lapouble. Las raíces de cada uno, la música de sus antepasados, la comunión y química de ambos intérpretes para sostenerse mutuamente en el canto débil y sentido de Biral y en la exquisita retórica de Pesqueira.

Canzonetas italianas, música gallega, poemas musicalizados, temas de María Elena Walsh,el recuerdo y las anécdotas de grandes artistas como Nini Marshal y el rescate de poetas como Benedetti, Amado Nervo,Alfonsina Storni hace de este viaje poético algo lírico y onírico, dejando a un lado una realidad yerma de poética.

Un final en donde queda demostrado que las edades en el teatro no existen y Thelma Biral vuelve el pasado presente y se convierte en esa joven mujer que sabiendo que su amado no va a volver, no quiere dejar de soñar con el amor. Un monologo cuya visión debe ser obligatoria para todos quienes amen el teatro y en especial a la nueva generación de actores para aprender en apenas unos minutos, como se debe hablar, como se debe parar sobre un escenario, como respirar, como vivir un personaje y hacer que la platea lo viva.

AireFuego es emoción, es nostalgia, es poesía, es TEATRO, es MAGIA.