Chow Fan, un plato con todo el sazón de Zapping

in Nota principal
Por Fabián D´Amico

Zapping da una efectiva lucha contra el mal humor a través de música y cuadros humorísticos. Secundan de manera brillante Rosario Blanco y Valeria Romero a los siempre precisos Carlos Guedes y Christian Barbieri

Hace poco tiempo, en este mismo sitio, sale una crítica sobre el regreso del grupo Zapping a los escenarios porteños. De vuelta al ruedo- una especie de collage de los mejores cuadros humorísticos musicales del grupo- muestra la vigencia y potencial intacto de Guedes y Barbieri, dúo de cómicos de la legua que con el tiempo han sabido rodearse con lo mejor del teatro musical vernáculo. El fin de un show implica el inicio de uno nuevo, palabra adecuada para describir Zapping Chow Fan.

Si en De vuelta al ruedo lo original reside en como reescribir lo viejo, en este espectáculo, lo novedoso se apodera de La comedia 2, y cambia, en cierto sentido, el estilo particular de los shows de Zapping. Una sucesión de cuadros donde el humor está presente pero a través de la música, siendo esta ultima la figura preponderante de la propuesta. Ritmo sostenido y continuo, vestuario colorido y suntuoso y la actualidad vista a través del prisma del humor no puede dejar de estar pero la columna vertebral de Chow Fan es lo musical, sostenido con la incorporación de Rosario Blanco y Valeria Romero, quienes además de cantar muy bien, interpretan de manera precisa el doble sentido como el humor inteligente y desopílante de Zapping.

La comunión entre la música y el humor se da desde el inicio, donde los cómicos agradecen a los auspiciantes de la obra, cuando en realidad son productos ya fuera del mercado pero con jingles muy característicos y recordados por todos. Los signos de puntuación y la importancia de ellos en la conversación son resaltados en canciones románticas interpretadas por una muy robusta y varonil cantante latina. Un aplaudido cuadro de destreza musical entre gemelas un tanto disimiles y el regreso triunfal de Isidro de Casanova y Mina Clavero, últimos grandes exponentes de la época de oro de la revista porteña están entre los momentos más festejados por la audiencia, quien participa de manera activa y permanente durante la representación, con el máximo respeto de partes de los artistas, quienes tienen en claro la meta de divertir al público sin invadirlo.

Las décadas de unión artística entre Carlos Guedes y Christian Barbieri habilita la química que hay entre ellos, una comunicación que no necesita de palabras ni de grandes gestos para que el entendimiento sea instantáneo y tal se transforme en carcajadas en la platea. La ductilidad de Horacio San Yar para la comedia y el canto ( la gesticulación demasiado expresiva del actor va en desmedro de su talento), la ultima y plausible incorporación de Valeria Romero y la excelente Rosario Blanco (no solo actuando sino además en los arreglos vocales y las pistas) son los elementos visibles en escena de un gran emprendimiento que implica un cuidado soporte técnico para que el fin sea logrado.

Zapping Chow Fan
tiene como propósito el luchar contra el mal humor y lo logran con creces. Una batalla más librada y ganada, de entre tantas que han conocido y enfrentado los creadores de Zapping.