Desencantadas

in Nota principal
Por Fabián D´Amico

Irónico y paródico show musical sobre las princesas de Disney para un público adulto. Florencia Otero sobresale como cantante e interprete.

Como si fuera una diatriba, un grito desesperado, un grupo de princesas se enfrenta a la audiencia reclamando ser escuchadas. La rebelión tiene a Blancanieves, a Cenicienta y a La Bella durmiente como líderes indiscutibles de esta protesta. Están cansadas de la Disneylandización de sus historias, como si ellas fueran producto del consumismo americano en lugar de su verdadero origen alemán, al ser casi todas hijas de los Hermanos Grimm. El merchandainsing las ha denigrado y ahora, estas princesas empoderadas reclaman su voz.

Al trío se le suma una Bella muy pasada revoluciones, una Sirenita cansada de sus nuevos pies, la princesa de Aladin, una Mullan poco femenina y una de las pocas que aún conserva su origen nordico como lo es Rapunzel. Cada una tiene su momento de lucimiento y protesta, sobre todo para que se reconozca su costado de “mujer” antes que de princesa. Cenicienta descree ser la única en el condado con pie 36 y ½ y batalla ante su relegado rol de mucama , la bella durmiente no se despierta solo con un beso del príncipe azul- que no es azul ni príncipe- y Blancanieves se cansa de la pregunta repetida por los enanos.

Una propuesta entretenida y cuyo sustento son las canciones, los monólogos y las actrices. Desencantadas, creado por Denis T. Giarcino y producido por Ana Belen Beas, está más cerca de ser un show que de un musical, ya que carece de historia tradicional, con inicio, nudo y desenlace, ni acciones dramáticas que den sucesión a las diversas historias. Es un talk show musical, un reality de princesas.

Como en su época Forbidden Broadway hace una parodia de los musicales de Broadaway o en Buenos Aires, Desconciertos de Musicales hace otro tanto con los nacionales, Desencantadas se mofa de las princesas de Disney en un discurso irónico y nada apropiado para un público infantil, hacia el cual no está dirigido el espectáculo.

Florencia Otero como Blancanives es la líder de la revuelta y del espectáculo. Su constante crecimiento como actriz y cantante hace imposible que uno no aparte la mirada cuando ella está en escena. A su lado, Gabriela Bevaqua (Cenicienta) y María Roji ( Durmiente) crean disparatadas princesas, con canciones difíciles de interpretar y realizadas a la perfección. EL resto del elenco cubre con profesionalismo cada uno de sus roles.

Una correcta dirección de Sergio Lambardo en un único espacio escenográfico tiene su costado negativo al no contar el show con un director vocal. Hay temas musicales exigidos y fuera del registro de las actrices- en especial el tema de Mulan, que hacen que el show pierda brillo.

Desencantadas presenta alegres melodías, letras con mucho de doble sentido, buenas interpretaciones y un show para distenderse y ver con otros ojos a las tantas heroínas de Disney. Un entretenimiento logrado, nada más y nada menos.