Hair

in Nota principal
Por Fabián D´Amico

Valioso mensaje en un musical de época. Gran homenaje de Pablo Gorlero con buenos interpretes y excelente dirección vocal y coreográfica.

Los grandes musicales tiene su segunda o tercer posibilidad de éxito luego de su fecha de estreno. La reposición de este tipo de espectáculos es habitual en las carteleras de las principales ciudades teatrales del mundo y Buenos Aires no es ajena a este fenómeno. Esta temporada se repone Hair, en concordancia con los 50 años de su estreno. Una ópera rock emblemática para su época, y que hoy su fuerza reside más en el mensaje de esperanza que en el discurso vetusto. Una obra que puede aggiornarse desde la puesta en escena pero no es factible trasladarla a otro año que no sea 1968.

Estados Unidos atraviesa una etapa bélica (Guerra con Vietman) a la par que la mayor parte de la joven sociedad americana brega por el “flower power” como oposición a la naciente contienda armada. Hippismo, amor libre, drogas y pelos largos son antónimos a reclutamiento, orden, respeto a las instituciones. Gerome Ragni, James Rass y Galt Macdermont encuentran la manera el alzar su voz desde un escenario y escriben este musical cuyos actores en su estreno no son profesionales sino hippies verdaderos.

Con dos versiones anteriores en nuestro país, Pablo Gorlero decide homenajear a esa generación de soñadores montando nuevamente la obra en donde prima el texto espectacular y el show,poniendo el acento en el amor libre, en el amor hacia el otro, independientemente del género, raza o religión. Berger, el caudillo de la troupe, tiene una relación más que cercana con Claude, un joven inocente que cree en las utopías y en morir por su país. Sheila y Jeanie no son correspondidas ya que aman a personas que no tienen el mismo sentimiento hacia ella. Rodeando al cuarteto protagónico, una veintena de jóvenes solo están interesados en la paz, en amarse y en la drogas, mientras que los mayores (padres, profesores, turistas curiosos que visitan al grupo) –muy estereotipados y cercanos a la caricatura- luchan por establecer el orden.

El director se rodea de un grupo de creativos de primer nivel para que el discurso tiene una llegada potente en la platea. Sin lugar a dudas, lo mejor de Hair es la dirección vocal de Daniel Landea. Todos y cada uno de los integrantes del elenco cantan en vivo, con una coordinación y precisión virtuosa y logran que cada palabra se entienda a la perfección. Junto con el diseño coreográfico de Verónica Pecollo- gran creativa al momento de desplazar a la masa por el gigantesco escenario del Konex- son los dos grandes pilares que sostienen la labor de Gorlero.

Agustín Ianonne (Claude) Diego Rodríguez (Berber) Belen Ucar (Sheila) y Mariel Precosí (Jeanie) brindan sentidas interpretaciones y excelentes voces. Un merecido y bien resuelto personaje en manos de Sacha Bercovich, joven auque legendario integrante de los mejores elencos de los musicales realizados en Buenos Aires.

Hair puede ser una historia conocida pero que emociona con la potencia de las canciones y se revitaliza en este genuino homenaje por parte de Gorlero con la energía de un elenco potente y homogéneo.