La gran farándula

in Nota principal
Por Fabián D´Amico

Musical para toda la familia, con mucho de homenaje al teatro nacional y elenco de excepción.

La hibridez de géneros es cada día más habitual –y aceptada- en cualquier lenguaje artístico. Mezclar géneros, estilos, escuelas, corrientes genera riqueza al discurso. Esto ocurre en La gran farándula. No obstante es cuestionable enunciar un espectáculo como “musical infantil” ,cuando en verdad es una obra apta para todo público y en la cual los más chicos quedan excluidos de muchos de los chistes o guiños de la misma.

La gran farándula, es una dinámico musical que se presenta en el Centro Cultural 25 de Mayo con un soberbio elenco y cuya historia,lejana a la niñez actual, es un gozo constante para el niño que cada adulto lleva dentro.

Un grupo de actores de antaño se reúnen en un teatro pronto a cerrar. De a uno van llegando al lugar en cuya entrada una gran bandera dice “Hoy remate” ya que el teatro cierra y se retan todos los trastos, escenografías y demás elementos teatrales. Un actor cómico y productor es quien intentará reunirse con sus viejos amigos para idear una salida ante tan nefasto cierre. Llega un joven al que todos le huyen por su fama de “mala onda” y que es conocido como “mufa”, una cancionista de tangos, un galán con gran jopo y elegante atuendo y una gran actriz dramática con serios problemas dentales y ex interés romántico del productor.

Los cinco rememoraran viejos éxitos acompañados de una formación musical en vivo y bregaran por encontrar alguna idea que salve el teatro, mientras comienza a llegar la gente a la puerta del lugar para participar del remate.
Una representación teatral con lo mejor del repertorio personal sería la solución mágica al brete económico del teatro y les permitirá volver a hacer lo que mas aman: actuar.

Gastón Marioni escribe una obra con una dramaturgia simple, cuyo resultado es hilvanar cada uno de los momentos de lucimiento personal del talentoso elenco que engalana la obra. El hablar del productor usando frases y refranes populares, la formalidad ficticia del galán ya reemplazado por gente más vital, el garbo de antaño de la cancionista que siempre evoca a su tía, la torpeza de Mufa y la desopilante dificultadad con la dentadura postiza de la gran actriz son apenas algunos de los detalles de humor que Marioni le imprime a sus criaturas y que la platea mayor festeja.

Estas características están reforzada por menciones a grandes actores nacionales, algunos de los cuales se reflejan en fotos que se proyectan en la escenografía, a cuadros musicales donde se evocan a los extinguidos géneros teatrales del bataclan o la tragicomedia, y en un exquisito vestuario de Renata Schussheim y escenografía de Ferrari.

Resulta imposible destacar a un actor respeto del resto del elenco. Todos (Omar Calicchio, Anita Martínez, María Rojí, Nicolás Scarpino y Julián Pucheta) están brillantes y el disfrute que se vive en el escenario se traslada a la platea.

La gran farándula es la conjunción de texto, música de Hernan Matorra, grandes actuaciones y un merecido homenaje a los creadores del teatro nacional. Un real disfrute para quienes amen el teatro y para introducir a preadolescentes en un arte que por más heridas y golpes que reciba siempre vivirá eternamente