Magnífica (Mar del Plata)

in Nota principal
Por Fabián D´Amico

Show humorístico musical para toda la familia con tenues aires de la revista porteña donde se lucen Barbieri, Federico Bal, una excelente Luisa Albinoni y toda la destreza y elegancia de Valeria Archimo

Los avatares de la revista porteña, como género teatral consolidado, empiezan desde su época de oro y particularmente al comienzo de los años 80. Las difciultades de producción, la falta de libretistas y de comicos, el desembarco de la groseria, la crónica de su muerte anunciada muchas veces por la crítica especializada que siempre la ninguneo. Muchos factores que la debilitan y hace que su materializacion se haga año tras año mas dificil.

Carmen Barbieri, Santiago Bal, Carlos Rottemberg y Javier Faroni se asocian en el año 2008 y rescatan un estilo especial de mostrar el género que es el de Carlos A Petit, uno de los grandes productores del mismo. Vedettisima trae la novedad de lo "clasico", una formula que se repite a lo largo de las cuatro producciones del cuarteto. Al disolverse la sociedad, Barbieri se asocia a Juan Alzúa conservando el estilo aunque con diseños de producción más acotados.

La apuesta de este año se llama Magnífica y respeta ciertas reglas inquebrantables que la artista trae de quien fuera su mentor, las cuales son consideradas "vetustas" ya en vida de Petit. La conformación de la compañia con primeras,segundas y medias vedettes, modelos y figurantes nace como escalafón al cual ascender de acuerdo con el talento y las virtudes de cada una de las mujeres del elenco. Esto no ocurre en la actual revista donde solo la belleza o la voluptuosidad cuenta y donde la primera vedette- aunque sea presentada como artista invitada- es sin lugar a dudas, Valeria Archimo,quien sin mostrar más alla de su bellas piernas, seduce a la platea con su destreza en el baile.

La estructura de Magnífica tiene modificaciones con respecto a las cortinas, sketches y monólogos políticos de antaño y se intuye que la dirección artistica de Horacio Sanivero le da un criterio más actual y dinámico al armado del espectáculo..Como si se tratase de un reality show familiar, la revista capitaneada por Barbieri y su hijo Federico Bal esta conformada por monólogos con aire a stand up y cortinas en donde la nostalgia y el tiempo pasado pareciera ser siempre mejor. Federico Bal en el rol de biógrafo de la familia Barbieri, Carmen relatando sus dificultades con la justicia y las horas de probation, Luisa Albinoni rememorando sus éxitos televisos y teatrales.

Todas estas cortinas tienen algo en común, una figura no presente en el elenco pero omnipresente: Santiago Bal. Para bien-elogios de la Albinoni a quien fuera su compañero de rubro teatral en sus inicios- o "palos" de Carmen para su ex marido, la dramuturgia tiene al cómico como centro de atención constante y permanente, material carente de novedad y de efectividad a la hora de generar la risa.

El elenco cómico lo completa un talentoso Carlie G en dos intervenciones oportunas y en un homenaje explícito a un grande del humor como Jorge Luz cuando G recrea La muerte del cisne, bailando en puntas y con tutu. Mauricio Jortack cumple el rol de anfitrion y trae a la memoria colectiva de la platea viejas propagandas radiales, cantantes y sonidos varios en varias apariciones de corta duración.Resulta inncesaria y poco efectiva la participacion de Leandro Orowitz y Hernán Figeroa,como la presencia de la joven cantante poo Chuly Toscano, ajena al ámbito revisteril.

Sobre una pantalla de led que ocupa todo el ancho del escenario y que viste lujosamente al mismo,atractivas proyecciones dan marco adecuado para los cuadro musicales con frenéticas y modernas coreografias defendidas por el excelente cuerpo de baile y la destreza acrobática de Jaqui Pietrani. El siempre impactante vestuario de Gaby Girl tiene su momento de lucimiento en los cuadros de apertura y cierre del show.

El dominio escenico de Barbieri, el crecimiento de Federico Bal como bailarin- precisa cortina de este con Archimo-, el disfrute de una artista integral como Luisa Albinoni que se anima a cantar a capella tango y folclore y la elegancia y destreza de Archimo como una verdera vedette son los elementos artísticos genuinos y plausibles que hacen que Magnifica sea un disfrutable show con tenues aires del explendor de la revista,que hasta la propia Barbieri ha mostrado en la ciudad no hace tanto tiempo atrás.