Mini musicales

in Nota principal
Por Fabián D´Amico

Dispar intento de mostrar musicales de corta duración y sin producción. Grandes actuaciones para textos y propuestas heterogéneas.

Se apaga la luz de la Sala Cortazar del complejo La Plaza y aparece en escena María Rojí, una de las directoras de Mini Musicales y presenta oficialmente la velada, junto a un guitarrista. La actriz explica una realidad económica actual, a la cual el teatro no es ajeno, y hace un paralelismo entre las producciones actuales y aquellas en las cuales participo, en donde para hacer efectivo un chiste se crea una escenografía nueva (cuando en Los productores la rubia despampanante limpia la oficina pintándola todo de blanco) o cuando en Nine se llenaba el escenario de agua emulando las calles de Venecia. Una antes y un ahora en donde un grupo de actores, directores y músicos se unen para hacer lo que mejor saben hacer, aunque sin escenografía, vestuario y grandes orquestas: teatro musical.

Rojí cierra su presentación cantando Maybe this time de Cabaret, donde Sally Bolles anhela un mañana mejor, un futuro más prospero. La primera obra de la noche (tres en total)”El guardarropas” tiene la autoría y dirección de la propia Rojí. Un interesante thriller que muestra a un señor en silla de ruedas cuidando el guardarropas de una fiesta, en la cual se recaudan fondos para colocar un ascensor en el lugar( el colegio donde los protagonistas estudiaran) para que este pueda desplazarse con comodidad. Una de las organizadoras del evento, es el amor imposible del discapacitado y completa el elenco, un compañero de secundario de los anteriores, prototipo del siempre existente bullying en ese tipo de ámbitos escolares.
El aporte musical a la historia lo da un tango con letra adaptada a la historia interpretado por Carlos Kaspar y “Frente al mar” un clásico de Mores en una emotiva performance de Viviana Saez. Rodrigo Esmella completa el trío de este primer mini musical con más atractivo dramatúrgico que musical.

El segundo musical es un unipersonal creado por Diego Corán Oría y actuado por Ángel Hernández. "CEPO" (centro de experimentación para personas oscuras) es una especie de “entrevista- experimento” a la cual se somete Hernández y en la que se pretende indagar la psiquis de la persona y encontrar el origen de la oscuridad del ser humano. Un creativo y atrapante ejercicio- tal vez el más elaborado a nivel libro y música de los tres- que tiene la impronta del humor acido del autor (creador de La Parka y Alicia en Frikiland entre otras) dentro de un drama psicológico. La entrega de Hernandez a nivel interpretativo, físico y vocal muestra el talento del artista para contar sin ningún elemento ajeno a su cuerpo, una historia compleja y atrapante.

Cierra la noche, "Notas de mujer" , de Fabrizio Origlio, lo más débil de la noche a nivel relato. Una cantante se une con su guitarrista Agustín Fares a tirar ideas sobre un nuevo espectáculo. Se une al dúo una amiga de la cantante quien va sugiriendo temas y autoras, ya que la idea es presentar un espectáculo en base a canciones creadas por mujeres. Bellas versiones de temas de Chabuca Granda, Rosita Melo y Eladia Blazquez recreadas por Geraldine Farhat y la talentosa Gabriela Bevacqua no alcanza para darle forma a este intento de teatro musical que solo queda en el ensayo hogareño de un show de canciones.

Tres autores-directores, tres propuestas que dejan en claro la heterogeneidad al momento de plasmar en una hoja, una texto, una partitura, la idea del teatro musical argentino de hoy en día, donde la inventiva tiene que superar a la crisis. Un valioso intento con resultados dispares.