Papaíto Piernas Largas

in Nota principal
Por Fabián D´Amico

Bella historia de amor retratada en un musical donde diálogos y canciones se conjugan a la perfección. Gran actuación de Rodó y un nombre para tener muy presente dentro del musical nacional: Ángeles Díaz Colodredo.

Jerusha Abbott, es una joven huérfana, en realidad, la huérfana más antigua en el Hogar de John Grier ya que nadie la adopta mientras sus compañeros han encontrado familia. Un día, la odiada responsable del lugar le informa a Jerusha que un misterioso benefactor ha decido enviarla a la universidad para ser educada como escritora, con la condición que esta le escriba al hombre una carta mensual sin agradecimientos y en el más absoluto anonimato del remitente. La joven, que solo conoce la sombra de ese ser anónimo al haberlo visto un día por la ventana del hogar y debido a su contextura física lo apoda Papaíto Piernas largas.

La vida de Jerusha en la universidad cambia diametralmente sus relaciones sociales y entabla amistad con chicas de alta sociedad, como lo es la familia Pendleton y en especial con Jervis, tío de la compañera de habitación quien le muestra otro mundo, otra literatura, otros placeres mundanos como el teatro. Lo que no sospecha la escritora, que se enamora de Jervis, es que este y el señor mayor pelado de piernas largas son la misma persona. Ese descubrimiento cambia para siempre la vida de la novel universitaria egresada con honores

Esa historia pergeñada por la escritora Jean Webster en 1912 tiene varias transposiciones (cine, teatro de texto, comedia musical) y el musical con libro y letras de Paul Gordon, última adaptación creada como "musical teatral para una pareja de actores” con estreno en Londres en Octubre de 2012. Papaíto se estrenó en el Cultural San Martín y continúa sus representaciones en el Teatro Apolo.

Una versión donde el duelo actoral y vocal entre ambos protagonistas es exigente, ya que con un único y efectivo espacio escénico ideado por Valeria Abramovich y una excelente puesta de luces diseñada por Matías Canony y Mario Gómez, deben mostrar el paso de los años en los cuales Jerusha estudia en la universidad, las vacaciones que Papaíto le organiza a su protegida y que coinciden con los lugares elegidos por Jervis, el cuarto de la joven y la oficina de Jervis con secretario incluído.

La pericia de Lia Jelín como directora -en esta oportunidad acompañada por Matías Strafe- sortea cierta discursidad narrativa de la pieza que por ciertos momentos se vuelve repetitiva al ser la relación epistolar el eje de la acción dramática. Pero el mayor mérito de Jelín es la dirección de actores, donde logra la mejor interpretación como actor de Juan Rodó desde su consagratorio papel en Drácula, el musical. El Jervis de Rodó tiene muchos matices que el actor aprovecha al máximo y que van desde el romanticismo, el drama hasta momentos de humor bien jugados. Si bien Rodó tiene una actuación destacada y muestra una faceta como cantante cómoda, dentro de un registro que no le exige demasiado, es Ángeles Díaz Colodrero quien se roba la atención de la platea y las ovaciones de la velada. Fresca, dinámica, intencionada, su Jerusha es una verdadera revelación. La actriz pasa de los parlamentos a las canciones con una naturalidad asombrosa y se destaca en ambos lenguajes. Junto a Rodó forman una pareja con mucha química y lo demuestran en especial en la escena final aplaudida a telón abierto.

Papaíto Piernas Largas es otro bienvenido musical foráneo que demuestra la habilidad de los dramaturgos americanos e ingleses dentro el teatro musical, generando una alquimia perfecta entre diálogos y canciones. Bella historia plagada de romanticisismo, pegadizas melodías ejecutadas en vivo por la banda capitaneada por Santiago Rosso y una pareja de interpretes con holgura para llevar sobre sus hombros todo el peso de la obra.