Todo por mi hijo

in Nota principal
Por Fabián D´Amico

Mentiras Inteligentes es una sagaz comedia sobre las relaciones de pareja. Betiana Blum demuestra una vez más su grandeza como actriz y su ductilidad para todos los géneros.

La fórmula del éxito en teatro-o en cualquier rama del arte- no existe ya que no es una ciencia exacta. Se pude augurar mayor o menor suceso y ayudar al destino con la elección de un buen texto, elenco profesional y buenos rubros técnicos; pero igual así, el futuro de una producción artística es incierto. Las tres variables mencionadas son validas y suficientes en el caso de Mentiras Inteligentes, la comedia de Joe di Pietro producida y protagonizada por Mariano Martinez, para que ésta sea más que recomendable.

Un hombre joven- que acaba de tener familia con su esposa- le confiesa a su padre en el vestuario del club que se enamoro de una joven que no es su esposa. El padre le suplica que no le dé más detalles porque su mujer- madre del joven- tiene la habilidad de descubrir cualquier secreto por más mínimo que sea. Ni bien llega a su casa y se enfrenta con su esposa, ésta comienza a sospechar e intenta por todos los medios posibles sacarle de mentira a verdad. Al no lograrlo e inferir que algo pasa con su hijo, organiza una velada para reunir a los dos matrimonios y disfrutar de su nieta recién nacida.

La cordial reunión se convierte en el centro de atención de esta inteligente comedia escrita por el mismo autor del recordado musical Te quiero, eres perfecta, cambia. Los silencios incómodos, las miradas cómplices entre padre e hijo, la sagacidad de la madre y el malhumor de la nuera están estratégicamente orquestados para que la comedia funcione a la perfección, sin que medien corridas, gags ni puertas que se abren y cierren frenéticamente. El desencadenante de la historia- que no se develara acá- lo aporta la suegra, quien actúa más como madre que como mujer y revela un secreto que pone en juego su matrimonio con tal de salvar el de su hijo.

Valeria Ambrosio le impone un ritmo acertado a la pieza, donde la palabra, lo que se dice y como se lo hace prima antes que cualquier acción física. Lo que prestigia al producto final es el elenco de Mentiras Inteligentes. Mariano Martínez se mueve cómodo en la comedia gracias al aporte invalorable de dos grandes actores como lo son Arnaldo André y Betiana Blum. André tiene el aplomo y la experiencia teatral como actor y director para que su padre sea tan querible como creíble y Betiana Blum hace gala de un naturalismo plausible en un rol que se presta para todo tipo de desbordes, siendo su interpretación lo más aplaudido de la representación. Florencia Torrente aporta su juventud y no desentona frente a la trayectoria teatral de sus coprotagonistas.

Mentiras Inteligentes acerca a la audiencia un texto tan pasatista como sagaz en donde puede verse reflejada las relaciones personales en este milenio y que reafirma que aunque las sociedades evolucionan y con ella la mirada sobre la pareja, nunca más de moda la popular frase que dice “ de los cuernos y la muerte nadie se salva”.