No a la guita

in Nota principal
Por Fabián D´Amico

Comedia que cuestiona el riesgo que puede conllevar tener mucho dinero de manera repentina y como esa cuestión puede generar conflictos irreconciliables. Lograda química entre texto, elenco y dirección.

¿Puede el dinero afectar de manera radical las relaciones humanas más cercanas? ¿Puede una cifra sideral poner en juego un matrimonio consolidado y con una bebe pequeña? ¿Son capaces 500 millones de pesos quebrar una sociedad laboral y amistosa de años?

Todas esas preguntas están en la cabeza del protagonista de No a a guita, comedia francesa escrita por Flavia Coste de reciente estreno nacional. Un joven arquitecto, que vive en Tandil con lo justo, juega- en homenaje de su padre fallecido- el mismo número a la lotería hasta llegar a ganarla. El dilema es que hacer frente a tanta cantidad de dinero y como este podría efectivizar todos los temores antes mencionados. Toma la decisión de reunir a su madre, su mujer y su socio en una cena y contarles que es el afortunado ganado de más de 500 millones de pesos y que ha decidido no cobrarlos.

El arquitecto, el socio emprendedor, el padre amoroso, el marido ejemplar, el hijo amoroso se convierten en un momento en la peor basura del mundo, en un ser egocéntrico que solo piensa en si mismo y no en los demás. Los temores que lo han hecho tomar esa decisión de no hablar oportunamente se vuelven realidad, con un desenlace más trágico que el racionalmente esperado y transforma un billete de lotería en una potente y mortal arma.

Diálogos certeros, situaciones que muestran lo peor de la sociedad y una puesta en escena que combina las grandes actuaciones con una serie de gags físicos bien colocados hacen el deleite de la audiencia que ríe sin parar aún en los momentos de más dura comedia negra. Lia Jelín es una experimentada directora en este tipo de discursos y lleva su formación en la danza a un desplazamiento de los actores por el espacio casi coreografiado. Tiene la directora a su favor un elenco homogéneo y de gran entrega.

Encabeza el elenco Bettiana Blum como la madre sobre protectora de su hijito- el ganado de la lotería-. Una actuación brillante, un manejo de la comedia sutil y contenida dentro de un rol bien marcado, una actriz enorme para la cual no hay papeles menos comprometidos y se destaca en cada registro que encara. Junto a ella Felipe Colombo jugando de pleno a la comedia con un saldo my positivo. Los cambios de ánimo, las situaciones de conflicto pleno, las escenas más reideras son todas resueltas por Colombo con profesionalismo. Completan el elenco Paula Kohan (delirante su escena de la borrachera) y un experimentado actor del teatro musical como es Diego Reinhold en un rol de poca trascendencia para el desarrollo de la trama.

Un ámbito escenográfico agradable, un vestuario acorde, una iluminación correcta dan marco y le ponen el “moño” a esta divertida comedia que deja al espectador un gusto amargo en la boca con la escena final y que abre un debate posterior, merito casi exclusivo del teatro “serio” pero que es plausible encontrarlo en este otro tipo de propuesta como lo es el teatro “serio” de entretenimiento.